0ur staff

Gillian Clarke

Después de licenciarme en filosofía y estudios ingleses, y posteriormente sacar el título como profesora de inglés me ofrecieron un trabajo en Barcelona. Al llegar a la ciudad condal me dijeron que en realidad iba a trabajar en una ciudad en el norte como ayudante a una señora que daba clases. Me metieron en un tren a la una de la madrugada y pasaba la noche leyendo los carteles  en cada estación a ver si había llegado a un sitio que tenía escrito en un papel:

Logroño.

Engañada, quería volver a Inglaterra pero el primer día en Logroño conocí a Alfredo, y el resto es historia…

Mi vocación siempre ha sido ser profesora. Empecé dando clases particulares pero pronto tuve tantos alumnos que abrí, con Alfredo, Academia Victoria. El primer año dimos clases a adultos, adolescentes, niños de primaria y, a petición de una madre insistente, abrimos una clase para niños de infantil. No había material ni libros así que inventé un método que luego registramos como "English is Fun". Y sí resultó muy divertido para mí y los niños y así empezamos dar clases a niños a partir de los tres años cuando nadie más lo hacía. Pero nunca queríamos abrir sucursales. Mi ambición ha sido dar una educación de calidad a  gente que conozco personalmente. Hemos conocido a cientos de alumnos desde los tres años hasta los 18. Tambíen hemos conocido a sus padres, hemos compartido  las alegrias y frustraciones que te dan los hijos. Después descubrí  de primera mano qué es ser madre,  cuando tuve a mis dos hijos.

Uno de mis más grandes alegrías ha sido ver como llegaron a ser bilingües. No se llama ‘la lengua materna’ por nada y no podría imaginar cantarles nanas, leerles cuentos, compartir bromas y momentos de ternura ni hasta reñirles si no fuera en inglés . Todo lo que aprendí de como mis hijos adquieren idiomas me ha servido para perfeccionar English is Fun.  Cada niño, cada grupo de niños, es un mundo y hay que tener la flexibilidad de adaptar las clases a sus necesidades sin perder de vista el programa. Las profesoras que dan clases a los niños de infantil también son madres con hijos bilingües.

Estos primeros años ‘jugando en inglés’ como los niños lo consideran establece una sólida base para su aprendizaje posterior y quisimos mostrar a ellos y a sus padres el progreso que hacían. Así fuimos el primer centro de Logroño en ofrecer los exámenes de Trinity College y de Cambridge. Miles de alumnos han sacado estos títulos con nosotros.

Una de mis pasiones es escribir y ahora que mis hijos están en la universidad estoy haciendo un máster en escritura creativa a distancia en la Universidad de Edimburgo. Creo que la imaginación y creatividad son pilares fundamentales en cualquier enseñanza, para transmitir a los alumnos y para aprender de ellos. 

 

Sara Charro

Alfredo Aguado

Escarlata Iglesias

Raquel Cespedes

Susana García

Norma Fermin

Patricia Mangado